Los altavoces Yamaha VXL Line Array traen el toque humano a St John The Evangelist

Los altavoces de línea delgada de la serie VXL de Yamaha, tipo columna están demostrando ser una solución muy popular para los lugares de culto donde los espacios grandes y ambientales necesitan ser cubiertos con un audio de alta calidad muy controlado. Una nueva instalación en una iglesia de 160 años en Londres demuestra cómo pueden marcar la diferencia.

Ubicada a poca distancia al sur de Elephant & Castle, la iglesia de San Juan Evangelista en Walworth enfrenta todos los desafíos acústicos habituales de las casas históricas de adoración. En este caso, las soluciones también son potencialmente más complejas porque están clasificadas como Grado II. Pero el integrador de sistemas Flipside Soundsystem brindó una solución, asistido por los innovadores altavoces de arreglo lineal VXL de Yamaha.

«El sistema de sonido existente tenía unos 20 años, solo operaba parcialmente y el sonido que producía era insuficiente y artificial», dice el sacerdote asistente de la iglesia, Simon Askey. «Queríamos un sistema que amplificara el habla de forma auténtica, en lugar de que sonara como un sistema de amplificación, y que puediera ser utilizado con micrófonos fijos o inalámbricos".

El director general de Flipside, James Cooper, y su equipo estaban muy entusiasmados con la estética de St John's; sus altos techos abovedados de madera y sus inusuales columnas de hierro fundido le dan al edificio un aire de grandeza y progreso victoriano. Así que fue muy importante no afectar el diseño.

«Los sistemas para iglesias deben cumplir varias funciones. »Deben ser visualmente lo más discretos posible, pero ofrecer una alta claridad del habla en espacios acústicos a menudo muy animados», dice. «En lo que respecta al control, tienen que ser extremadamente fáciles de usar, pero también aguantar a quienes cambian mucho los controles».

«En St John’s, el sistema se usaría principalmente para la adoración, es decir, la palabra hablada con quizás un poco de música coral reproducida de vez en cuando. De vez en cuando, la iglesia se utiliza para grupos externos y bodas, donde se necesita más reproducción de música. Así que nos pidieron que diseñáramos un sistema principalmente para uso de la iglesia, pero también para atender las aplicaciones de música, con quizás algún instrumento extraño conectado».

James eligió un par de altavoces VXL1-24 Yamaha tipo line array , los montó a cada lado del arco del coro, cada uno con un subwoofer VXS10, que se utiliza para complementar los VXL1 para aplicaciones de reproducción de música.

Un procesador de matriz Yamaha MTX3 toma entradas de cuatro micrófonos fijos y dos inalámbricos, todos administrados por la mezcla automática Dan Dugan incorporada en el MTX3, que elimina cualquier posible problema de retroalimentación.

Un solo controlador de pared DCP4V4S tiene un interruptor de encendido/apagado y control de volumen para los micrófonos alámbricos, los micrófonos de radio, un reproductor de CD y un par de entradas del sistema RCA. Junto con la mezcla automática de Dan Dugan, hace que el control del sistema sea muy simple para el personal de la iglesia, con el sistema bloqueado en el MTX3 para evitar la manipulación no autorizada.

«Queríamos utilizar el menor número posible de altavoces, seleccionando cuidadosamente aquellos con un patrón de dispersión que nos permitiera dirigir el sonido directamente a las bancas y a ningún otro lugar», dice James. «La nueva gama VXL de Yamaha es brillante para este tipo de aplicación y nos permitió alcanzar niveles de decibeles muy similares en las filas delantera y trasera de las bancas, que están separadas por 17 metros».

Con un nuevo sistema de bucle de inducción alimentado por una matriz separada del MTX3, aquellos con audífonos también pueden beneficiarse de la misma calidad de audio mejorada que todos los demás en St John The Evangelist ahora disfrutan.

«Nos impresionó que Flipside no intentara vendernos un producto comercial, sino algo que se adaptara a nuestra situación y necesidades particulares», dice Simon. «El sistema funciona bien, con la amplificación de voz que suena más como las voces humanas en un teatro que a un sistema de megafonía en una iglesia. Ha hecho que nuestra adoración sea más inclusiva, porque todos pueden escuchar... y lo que escuchas es la entonación natural de una voz humana, que se perdía en el antiguo sistema».

«También me gustó especialmente el hecho de que hicieron todo lo posible para que el sistema fuera casi "invisible" en el edificio».

«Estamos muy orgullosos de este sistema», agrega James. «Es un gran ejemplo de cómo un enfoque simple para el audio puede crear resultados asombrosos para cualquier lugar de culto, sin ser muy costoso».

Londres, Reino Unido